Foro para todos; ancianos y jóvenes artistas, para los que dais vuestros primeros pasos, para los mas experimentados, escritores, escultores, pintores, músicos...A todos os dedicamos este lugar donde exponer obras, comentar y aprender.


No estás conectado. Conéctate o registrate

Blanco y Negro

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1 Blanco y Negro el Jue 30 Ene 2014 - 0:29

Blanco y Negro

Estábamos en mi casa. Todas las ventanas dejaban ver tan solo finas líneas de luz, brillantes como de un sol blanco en la mañana más luminosa. A tientas, pues aquella luz no parecía iluminar el interior de la casa, llegamos a mi habitación y encendí la lámpara que, con luz tenue y cálida aunque tenebrosa, dejó que mis ojos pudieran ver la pálida piel de mi fiel, tan hermosa. Ella, cubierto su rostro por sombra, subió a la cama, que era elevada, y con voz dulce y calmada me pidió que dejara pasar esa luz tan blanca que no entraba. Obediente, me dirigí a las puertas que separaban mi habitación de la terraza cubierta y entreabrí la persiana, pero la oscuridad, no, la oscuridad no, una luz negra... Una luz negra cegó mi visión hasta que, como en un juego, con aquella vista muerta acerté a cerrarla de nuevo. Me preguntaste qué pasaba. Aún no era nada.
Abrí las puertas y hallé mi terraza, como siempre, pero por la siguiente persiana también pasaba aquella luz blanca, aunque esta sí iluminaba, tan solo la terraza. Entreabrí esta persiana y de nuevo la luz negra me impidió la visión siquiera de formas indefinidas, desconcertó mi mente y me obligó a caer al suelo de rodillas. Tu voz tembló: 'Tengo miedo'. La puerta de entrada sonó en estruendo. Algo me hacía saber que eran mis padres pero un punzante pavor me heló la sangre y sentí la muerte en ellos. Rápidamente fui corriendo al pasillo sin llegar a sacar más de un pie y alargué la mano hasta el interruptor. Di la luz pero no encendía. Acudiendo a mi valentía y sabiendo a pesar de no escuchar paso o ruido alguno que algo se acercaba, me abalancé de una zancada al interruptor de la habitación de mi hermano, pero nada. El baño izquierdo, el derecho, ¡nada! ¡No había tiempo! ¡La luz de la lámpara centelleaba! Pude ver al final del pasillo cómo una luz se encendía y se apagaba. Y no más.
Mi corazón vio por mis ojos cómo la oscuridad en un segundo me cercaba, di varios pasos atrás a ciegas y mi amada, aún más temblorosa y alterada: ¡Tengo miedo! Ninguna luz salvo la blanca que desde las ventanas nos espiaba. Sin saber cómo, pude 'ver' a mis dos padres en una centella a mis lados, dos monstruos demonios sin nariz, sin piel, sin ojos, ¡con piel! A tiras, estirada, sus bocas deformes, sus manos terribles, sus voces infernales no sonaban pero me acusaban del pecado.
La estaba oyendo temblar de horror, y mientras rezaba, como me habían ordenado mis progenitores a quienes de rodillas imploraba, la pesadilla se desvanecía a mi alrededor mientras ella continuaba desgañitándose la garganta en gritos de terror.
Y lentamente perdí el rastro de todo aquello con un lentísimo parpadeo, que me permitió ver lo que ahora veo, mi habitación con el mismo ambiente de pesadilla e iluminación pero sin ella gritando, y aquí me hallo aún divagando sobre si fue sueño o realidad, mi imaginación o su piedad, lo que me permitió de nuevo despertar, si fue rezar lo que me dio mi segunda oportunidad e implorar lo que me mantiene aún estar respirando.
Dejo esto como aviso por si desapareciera, o de alguna forma sin vida lo contrario hiciera, no quiero que nadie piense que por circunstancias normales esta suerte corriera.

Un abrazo telekinético

S. Alexader


Leer más: http://sergio-alexander6.webnode.es/news/relato-blanco-y-negro/
Crea tu propia web gratis: http://www.webnode.es

Ver perfil de usuario http://www.magiasergioalexander.com

Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.